Que motivación mueve tu vida

Que motivación mueve tu vida

Como seres humanos, cada mañana al levantarnos lo hacemos con mucha motivación. Después de todo, es un nuevo día en el que tenemos la fortuna de apreciar y de admirar la vida. Recuerda que no todos logramos abrir los ojos al siguiente día, pero tú eres uno de los afortunados, por lo que es ahí donde tiene y debe de empezar tu motivación. 

Ya que Dios te ha regalado otro día más de vida, y lo que hagas con ese día, ya es una decisión tuya por lo que no la debes de desaprovechar, al contario debes de ser agradecido y hacer de tu día, una oportunidad para ser feliz, para compartir y también para amar a los tuyos. 

¿Como te ves dentro de unos 20 años? Es una muy buena interrogante para que enfrentes la vida muy motivado, porque el destino no es casualidad ni nos llega por pura suerte, es algo que logramos construir durante nuestra vida son nuestras actitudes, las que nos llevan al destino que deseamos para nuestra vida y para nuestro futuro. 

Por lo que es el momento justo en que te detengas un poco, y te pongas a pensar en cuestiones meramente personales e importantes y tengas la claridad necesaria para saber que solo motivado es que vas a lograr concretar todas y cada una de las metas que te propongas. 

Todos deberíamos de tomar una actitud positiva ante la vida, porque tenemos algo que se llama propósitos y mientras tu tengas la claridad necesaria para comprender cuales son la tuyas estarás siempre enfocado en todas y cada una de ellas. 

Y así vas a estar siempre motivado, para vivir la vida que te has propuesto vivir después de todo, la vida se compone de metas y solo aquellos que están dispuestos a sumir retos de la mejor manera son los que nunca van a perder la motivación que todo ser humano necesita para salir de su zona de confort, y darse cuenta que la vida es mucho más que eso, que más allá de la seguridad que nos lleva a la rutina, la vida sigue y es más grata el poderla disfrutar de esa manera, superando retos con actitud y positivismo. 

No olvides que un día tienes que morir, y no debes ni puedes quedarte quieto quedarte inerte, todo lo contrario, tienes la obligación contigo mismo de hacer de tu vida la oportunidad de ser un ser humano, que deje buenos y bonitos momentos que recordar, de ser una persona que deje un legado a los demás, pero un legado, donde se puedan motivar para mejorar su vida, para mejorar su entorno, y también para hacer de tu vida un buen ejemplo de lo que es enfrentar la vida con optimismo y nunca dejarse derrotar, puesto que la vida es una lucha constante por salir adelante.  

Solo los más fuertes y valientes son los que logran llegar al final, con mucho que contar y también con mucho que seguir como un buen ejemplo para los demás. 

Remueve tu interior y encuentra esa chispa que todos buscamos en nuestro interior para poder crecer personalmente y lograr esa meta que trazamos en algún momento de nuestra vida, como por ejemplo a donde vamos, hasta donde queremos llegar, que es lo que nos motiva a seguir adelante.

Sí es tu familia amala todos los días, si son tus hijos ámalos, sé un padre presente en sus vidas para que crezcan sintiéndose amados por ti, para que siempre se sientan que cuentan contigo sobre todo cuando las cosas no vayan bien, pero ellos sabrán, que tus brazos siempre estarán abiertos para ellos y que cada vez que caigan tendrán tu mano fuerte y firme para ayudarlos a levantarse. Porque eres una persona que toma riesgos, los asume y los supera de la mejor manera siempre con constancia y sobre todo con perseverancia de lo que se trata es que nunca te permitas perder el enfoque. 

Debes de actuar siempre en coherencia con tus propósitos nunca te permitas dejar pasar las oportunidades, que la vida te ponga en tus manos porque el rendirte nunca puede ser una opción para ti, siempre debes de tener en mente tus propósitos y demostrarte día a día, que si puedes concretar todas las metas que te has propuesto, nunca olvides que Dios te dio un talento que tienes que aprovechar al máximo, para compartirlo con los tuyos sobre todo con tus hijos. 

Que al final son la sangre que necesita tu corazón, para poder latir todos los días, puesto que al final los roles cambian, para dar lugar a la presencia de los nietos en tu vida, porque son el regalo de Dios en el otoño de tu vida así que, si lo piensas bien, motivaciones son las que más tienes.

Si te vas a dar un alto en el camino, que no sea para ver tus años ni tus errores, mejor aprovecha tu tiempo en ver todo lo que has hecho con tu vida hasta el día de hoy, todos y cada uno de tus logros de tus buenos momentos de todo aquello que una vez trajo gratitud con la vida, enfócate en todas esas cosas que te han hecho feliz en todo lo que has dado a los tuyos en todo lo que has compartido, y también has hecho por los demás sin esperar nada a cambio.  

Veras que no has vivido en vano que tu vida ha sido una constante de logros de triunfos, pero también de muchas bendiciones y que por algo el propósito de Dios te tiene con vida hasta esta fecha. 

Y lo demás no tiene tanto valor como el que hayas logrado concretar tus sueños, en el que hayas logrado ser lo que tu familia esperaba que fueras, en ser el ser humano que tus padres lucharon todos los días porque fueras, y con orgullo puedes decirles a tus padres, que nunca los defraudaste, que siempre has sido y serás el que ellos formaron con valores y sentimientos, que siguen vivos en ti.