¿Cuál es el Síndrome del Impostor y Cómo Superarlo?

¿Cuál es el Síndrome del Impostor y Cómo Superarlo?

El síndrome del impostor es un fenómeno psicológico en el que las personas somos incapaces de internalizar sus logros y tienen un miedo persistente de ser expuestas como un «fraude». Este sentimiento afecta a individuos de todos los ámbitos, desde estudiantes hasta profesionales exitosos. En este artículo, exploraré qué es el síndrome del impostor, sus síntomas y cómo superarlo.

¿Qué es el Síndrome del Impostor?

El término «síndrome del impostor» fue acuñado en 1978 por las psicólogas clínicas Pauline Clance y Suzanne Imes, las cuales  publicaron The imposter phenomenon in high achieving women: Dynamics and therapeutic intervention (Clance & Imes, 1978). Se refiere a la sensación de incompetencia crónica a pesar de evidencias externas de éxito. Las personas con este síndrome atribuyen sus logros a la suerte, a la ayuda de otros o a un error, en lugar de reconocer sus propias habilidades y esfuerzos. A continuación, hago un resumen de ese primer artículo:

Identificación del fenómeno

En los últimos cinco años, trabajamos en psicoterapia individual, grupos internacionales centrados en temas y clases universitarias con más de 150 mujeres altamente exitosas. Estas mujeres, a pesar de sus títulos de doctorado, honores académicos y reconocimiento profesional, no experimentan una sensación interna de éxito y se consideran «impostoras». Mantienen una creencia fuerte de que no son inteligentes y piensan que han engañado a quienes creen lo contrario. Este fenómeno se caracteriza por una falta de confianza en sus habilidades y una tendencia a atribuir sus éxitos a factores externos como la suerte.

Quiénes lo sufren

El fenómeno del impostor afecta principalmente a mujeres altamente exitosas, incluyendo estudiantes de posgrado y profesionales en campos como el derecho, la antropología, la enfermería y la educación. Estas mujeres suelen tener entre 20 y 45 años y provienen mayormente de clases medias y altas. Aunque este fenómeno también puede presentarse en hombres, se ha observado que ocurre con menos frecuencia e intensidad en ellos. Las mujeres que experimentan este fenómeno a menudo tienen antecedentes familiares donde un hermano o pariente cercano es considerado el «inteligente» de la familia, o han crecido bajo la expectativa de ser perfectas en todo.

Terapia recomendada

Para abordar el fenómeno del impostor, se recomienda una terapia multimodal que incluya enfoques terapéuticos concurrentes. La terapia de grupo es altamente beneficiosa, ya que permite a las mujeres compartir sus experiencias y darse cuenta de que no están solas. También se utilizan técnicas de Gestalt, como recordar a las personas que creen haber engañado y experimentar nuevas formas de pensar sobre sí mismas. Los ejercicios de tarea para aceptar comentarios positivos y reducir hábitos compulsivos de trabajo también son útiles. En última instancia, el objetivo de la terapia es ayudar a estas mujeres a reconocer y aceptar sus capacidades intelectuales, liberándose de la carga de sentirse impostoras y participando plenamente en sus logros.

Algunas características clave del síndrome del impostor incluyen:

  • Dudas Persistentes: Sensación constante de no estar a la altura, incluso cuando se ha demostrado competencia.
  • Miedo a ser Descubierto: Temor de que otros descubran que no eres tan competente como aparentas ser.
  • Perfeccionismo: Fijar estándares extremadamente altos y sentirse insatisfecho con el propio desempeño.
  • Autosabotaje: Evitar nuevas oportunidades por miedo a fallar.

Las personas que lo padecen tienen una percepción distorsionada de sí mismas, creyendo que no son tan capaces o talentosas como los demás piensan.

Existe un temor constante a que en algún momento los demás se den cuenta de que no merecen sus logros y éxitos.

Quienes sufren de este síndrome tienden a creer que sus logros se deben a la casualidad o a haber engañado a los demás, en lugar de a su propio esfuerzo y capacidades.

Estudios sugieren que hasta el 70% de las personas experimentan el síndrome del impostor en algún momento de sus vidas, siendo más común en mujeres.  Esto puede llevar a problemas como estrés, ansiedad, depresión y dificultad para disfrutar de los propios éxitos.

Consecuencias del Síndrome del Impostor

El síndrome del impostor puede tener varias consecuencias negativas, como:

  • Ansiedad y Estrés: La constante preocupación de ser descubierto como un fraude puede llevar a altos niveles de estrés y ansiedad.
  • Procrastinación: Para evitar el riesgo de fallar, las personas pueden retrasar la realización de tareas importantes.
  • Baja Autoestima: Una autoevaluación negativa constante puede erosionar la autoestima.

 

Cómo superar el Síndrome del Impostor

Superar el síndrome del impostor requiere tiempo y esfuerzo, pero implementar estas estrategias puede ayudar a desarrollar una visión más realista y positiva de uno mismo.

Ser consciente de los pensamientos y sentimientos que indican que se está experimentando el síndrome es el primer paso para abordarlo.

Saber que muchas personas, incluso exitosas, han experimentado este fenómeno puede ayudar a normalizarlo y no sentirse tan aislado.

Hacer una lista de los éxitos y habilidades propias, y revisarla regularmente, puede ayudar a contrarrestar la tendencia a minimizar los propios méritos.

Solicitar opiniones y comentarios de personas de confianza puede brindar una perspectiva más objetiva sobre las propias capacidades.

Ser amable y comprensivo consigo mismo, en lugar de ser muy crítico, puede ayudar a reducir los sentimientos de impostor.

Aquí hay algunas estrategias que pueden ayudar:

  • Reconocer y Aceptar los Sentimientos: Ser consciente de que estás experimentando el síndrome del impostor es el primer paso para superarlo.
  • Hablar sobre tus Sentimientos: Compartir tus experiencias con amigos, mentores o un terapeuta puede aliviar la carga emocional.
  • Reevaluar tus Pensamientos: Desafía tus pensamientos negativos y reemplázalos con afirmaciones positivas.
  • Celebrar tus Logros: Tómate el tiempo para reconocer y celebrar tus éxitos, por pequeños que sean.
  • Evitar Comparaciones: Cada persona tiene su propio camino y ritmo. Compararte con otros solo alimenta el sentimiento de incompetencia.